Aviso

Esta web usa cookies propias y de terceros en algunos de los contenidos mostrados, debe aceptar su uso para poder continuar la visita.

Acepto

 

 

Cuando un individuo se ve sometido durante un espacio prolongado de tiempo a esta circunstancia, se produce en él lo que se ha denominado con el nombre de "Síndrome de institucionalización", que conlleva una serie de síntomas característicos como son la baja capacidad para tomar decisiones, falta de iniciativa, dificultades para planificar el tiempo, escasez de creatividad, incapacidad para enfrentarse a situaciones nuevas, dificultades de relación, etc. Algunas de las consecuencias negativas que experimenta la persona recluida, están en función de la inadaptación social que tuvo en el periodo previo a entrar en prisión y en función de la cantidad de tiempo que haya estado privado de libertad.

 

LÍNEAS DE ACTUACIÓN

  • Acogida y alojamiento las personas procedentes de prisión o aquellos que encontrándose en situación de desventaja social, han iniciado un proceso de inserción.
  • Desarrollo de habilidades sociales que faciliten su desenvolvimiento en las diferentes áreas que componen la vida social.
  • Acceso a recursos de formación que favorezcan su futura inserción laboral especialmente la formación reglada, el idioma castellano y la formación para el empleo.
  • Aceptación e integración de un sistema de normas como vía para una buena regulación de la convivencia.
  • Motivación para el conocimiento, integración y maduración personal en la sociedad.

 

PROGRAMAS

1.- Programa de inserción social de los internos en el medio abierto y los liberados condicionales

Programa desarrollado en el barrio de Buenos Aires, Salamanca, llevando a cabo diversas acciones para implementar y fomentar la participación, integración e igualdad de oportunidades de las personas reclusas o ex-reclusas, para favorecer su convivencia y participación en la comunidad, así como su posterior inserción laboral.

Las dificultades o carencias se agravan a medida que aumenta el tiempo de institucionalización y la institución se hace más restrictiva. Si la situación global en este momento es difícil para la población general, para estas personas se hace más insostenible, de ahí la necesidad de articular una serie de medidas encaminadas a poner a estas personas en disposición de enfrentar su realidad, de forma que sus posibilidades sean equiparables a las del resto de la población general.

En respuesta a esta consideración se ponen en funcionamiento mecanismos de incorporación social, en el que se ve a la persona de una forma integral, teniendo en cuenta sus necesidades y la forma en que este las vivencia.

El recurso ofrece un servicio integrado de acogida, información y orientación que permite a la persona beneficiaria acceder a los recursos más idóneos de la comunidad para su incorporación real y efectiva en ella.